Las carteras de pensiones se recalibran ante los temores de estanflación

Las carteras de pensiones se recalibran ante los temores de estanflación

Las carteras de pensiones se recalibran ante los temores de estanflación

  • La inflación seguirá siendo estructuralmente más alta, y se prevé una estanflación al estilo de los años 70 en los próximos tres años
  • Los planes de pensiones se centrarán en activos reales en mercados privados para protegerse de la inflación y en renta variable global en busca de rendimientos totales
  • Se espera que aumenten las asignaciones a fondos temáticos, mientras que salen a la luz algunas desventajas de la gestión pasiva

Madrid, 07 de diciembre de 2022 – Los bancos centrales han subido rápidamente los tipos de interés en respuesta a las presiones de los precios. Pero, a pesar de sus esfuerzos, es probable que la inflación esté aquí para quedarse. Esto subraya la necesidad de que los planes de pensiones construyan carteras resilientes a la inflación, según un nuevo informe publicado por CREATE-Research y la mayor gestora de activos europea, Amundi.

La encuesta se basa en las respuestas de 152 planes de pensiones de 17 jurisdicciones, que gestionan 1,98 billones de euros de activos. Su objetivo es arrojar luz sobre cómo están respondiendo los planes de pensiones, ya que sus carteras se ven afectadas por el impacto en el mercado de la última subida de la inflación.

El fantasma de la "estanflación" implica un entorno de bajos rendimientos

Cuando se les pregunta por el escenario más probable para la economía global post-pandémica, el 50% de los participantes en la encuesta suscriben un escenario de "estanflación": demasiado caliente en términos de inflación y demasiado frío en términos de crecimiento.

El 38% de los encuestados se inclina por la hipótesis del "estancamiento secular". Prevé una vuelta al entorno anterior a la pandemia: bajo crecimiento, baja inflación, escasa inversión física, desigualdades significativas y salarios estancados.

Solo el 12% prevé el escenario de los "locos años veinte". En él, las presiones sobre los precios derivadas de los cuellos de botella de la oferta se reducen notablemente junto con un sólido crecimiento, impulsado por las ganancias de productividad derivadas de la innovación, que también mantiene la inflación baja.

Según el profesor Amin Rajan, de CREATE-Research, que dirigió el proyecto: "Tras una prolongada era de dinero barato y rendimientos de dos dígitos, el fuerte repunte de la inflación hasta su máximo de 40 años en 2022 en Occidente marcó un hito. La cuestión clave para los fondos de pensiones es cómo rediseñar sus carteras en un mundo con una inflación estructuralmente más alta, una política menos acomodaticia de los bancos centrales y una mayor incertidumbre geopolítica".

El aumento de las correlaciones cambia el juego

La diversificación ha vuelto a fallar cuando más se necesita. Las ventas masivas de acciones y bonos se han movido en paralelo en 2022. La correlación entre renta variable y renta fija se volvió positiva en la fase de aumento de la inflación. Debería volver a terreno negativo con la normalización de la inflación, pero persistirá cierta inestabilidad que impulsará un cambio en la asignación de activos..

El primero favorecerá los activos que proporcionan protección frente a la inflación, sobre todo en los mercados privados, y aproximadamente uno de cada dos participantes en la encuesta aumentará sus asignaciones a activos inmobiliarios e infraestructuras.

El segundo intensificará la búsqueda de mejores rendimientos a medida que los grandes movimientos del mercado creen oportunidades en activos distressed, y un participante en la encuesta afirmó que "es probable que los mercados de bonos ofrezcan buenas oportunidades de compra en fallen angels”. La flexibilidad de la cartera y la liquidez impulsarán una inversión dinámica en detrimento del enfoque tradicional de 60:40, según el 58%.

El tercer cambio prevé una mayor diversificación regional a medida que los principales mercados se desincronizan debido a las diferencias en las perspectivas de inflación. El 43% de los planes de pensiones espera aumentar su peso en los mercados desarrollados, mientras que el 40% prefiere los mercados emergentes. El ascenso de China como superpotencia económica se convierte en un tema clave para jugar como una asignación de cartera independiente.

El último cambio se centra en el resurgimiento de la inversión value. Con las altas correlaciones entre la renta variable y la renta fija, el 42% cree que la diversificación basada en factores de riesgo volverá a ganar terreno.

Mónica Defend, Directora de Amundi Institute, añadió: "El endurecimiento de la política monetaria y el riesgo de recesión económica hacen que los mercados financieros se vuelvan muy volátiles, incluidos los activos seguros tradicionales. La cartera tradicional 60/40 debe incorporar nuevas características, como una mayor inflación estructural, unos bancos centrales menos acomodaticios, la fragmentación económica y temas emergentes a largo plazo como la transformación industrial, la remodelación de la cadena de valor y la autonomía estratégica. En este sentido, la renta variable con altos dividendos, la inversión temática y los activos reales se vuelven cruciales".

La renta variable global será el motor de crecimiento de las carteras

Sólo el 11% de los participantes en la encuesta cree que el impacto de la inflación en su cartera de inversiones será positivo, mientras que el 59% afirma que será negativo. En cuanto a la rentabilidad de los activos en los próximos tres años, el 59% cree que será muy inferior a la de la última década. Por lo tanto, la asignación de activos tiene ahora tres tramos, cada uno con su propio objetivo: rendimientos totales decentes, protección contra la inflación y preservación del capital.

El 70% considera que la renta variable global es el principal motor de crecimiento de las carteras y la clase de activos más adecuada para obtener una rentabilidad total decente (siempre que la inflación no se mantenga por encima del 5%).

Para protegerse de la inflación, los planes se están reorientando hacia los activos reales en los mercados del sector privado, en particular el sector inmobiliario (49%) y las infraestructuras (49%). Sin embargo, esto no está exento de dificultades, dada la limitada capacidad de estos activos y su inherente falta de liquidez, que reduce la flexibilidad de la cartera.

La mitad de los encuestados (44%) prefiere la deuda pública estadounidense como cobertura frente a los activos de riesgo, seguida de la deuda pública europea (40%) y la china (36%).

La vuelta a los valores fundamentales favorecerá a los fondos temáticos

Mientras se vislumbra una recesión mundial y los bancos centrales retiran la liquidez, se ha intensificado la búsqueda de fuentes predecibles de creación de valor. La atención se centra en los sectores que están siendo reformados por las megatendencias que transforman la vida y que impulsan innovaciones disruptivas, modificando los modelos de negocio y remodelando las políticas públicas y empresariales.

El 46% de los participantes en la encuesta espera una prima temática en el mundo post-pandémico a gran escala, y otro 35% lo espera en cierta medida. Como resultado, el 60% prevé aumentar sus asignaciones a fondos temáticos.

En cuanto a los temas específicos, el medio ambiente, la cuestión social y la gobernanza encabezan la lista y son los más votados por el 76% de los encuestados. Otros temas destacables son la asistencia sanitaria/tecnología de la salud (50%), la genómica y la biotecnología (32%) y el envejecimiento de la sociedad (38%). Aquí, la atención se dirige hacia la aceleración de los descubrimientos médicos y su rápida comercialización, como ocurrió con la vacuna de la Covid-19.

Los fondos pasivos y activos se complementan

Después de más de una década de fuertes vientos a favor, los fondos pasivos parecen haber conservado un claro atractivo para los planes de pensiones en los turbulentos mercados actuales. Entre los atributos clave se encuentran el menor coste (86%), su papel como herramienta eficaz de liquidez y cobertura (56%) y como diversificadores internacionales de los principales mercados de capitales desincronizados (49%).

Sin embargo, en el mundo de la inversión no hay fondos que sirvan para todas las coyunturas y los fondos pasivos no son una excepción. Han prosperado en un entorno único de tipos de interés cero durante los últimos 13 años. Ahora, los tipos están subiendo y el papel de los bancos centrales para apuntalar los mercados está disminuyendo. En la encuesta aparecen algunos límites para la inversión pasiva, ya que los participantes creen que ésta se basa demasiado en los ganadores de ayer y tiende a inflar en exceso las valoraciones.

Por lo tanto, el escenario se está volviendo positivo para los gestores activos. Además, a medida que el apoyo de los bancos centrales desciende, es probable que los precios del mercado vuelvan a conectar con sus fundamentales y favorezcan la gestión activa. Los precios de los componentes de los índices ya no se mueven al unísono, lo que crea oportunidades para que los gestores activos obtengan mejores resultados mediante la selección de valores.

Sin embargo, el 52% considera que los fondos activos y pasivos se complementan en una cartera diversificada.

Desde una perspectiva de futuro, el 29% espera aumentar su cuota en fondos pasivos, el 16% espera reducirla y el 55% restante espera que la cuota se mantenga estable.

Contacto
Anexo
download.success
Por desgracia, parece que tuvimos un pequeño problema técnico. ¿Quiere volver a probar?
Acerca de Amundi

Acerca de Amundi

Amundi, gestora de activos líder europea y una de las diez mayores a nivel global[1], ofrece a sus 100 millones de clientes (inversores particulares, institucionales y corporativos) una gama completa de soluciones de ahorro e inversión en gestión activa y pasiva, tanto de activos tradicionales como reales.

Sus seis centros internacionales de inversión[2], sus capacidades de análisis financiero y extra-financiero, y su compromiso a largo plazo con la inversión responsable, hacen de Amundi un actor clave en la industria de la gestión de activos.

Los clientes de Amundi se benefician de la experiencia y el asesoramiento de 5.400 profesionales en 35 países. Amundi, filiale del grupo Crédit Agricole, cotiza en la Bolsa y gestiona actualmente activos por valor de más de 1.900 billones de euros[3].

Amundi, un Socio de Confianza que trabaja cada día en interés de sus clientes y la sociedad.

www.amundi.com    

 

Footnotes

 

  1. Fuente: IPE «Top 500 Asset Managers», publicado en junio de 2022, según activos gestionados a 31/12/2021
  2. Boston, Dublín, Londres, Milán, París y Tokio
  3. Datos de Amundi, incluyendo Lyxor, a 30/06/2022

Una pregunta? Una curiosidad? Contactenos!

Sitios web Amundi